De la Ciudadela a Khan el Khalili

  “Los ruidos del día se habían apagado y se comenzaban a oír los del atardecer, susurros dispersos, un ‘Buenas noches a todos’ por aquí, un ‘Pasa, es la hora de la tertulia’ por allá. ¡Despierta, tío Kamil, y cierra la tienda! ¡Cambia el agua del narguile, Sanker! ¡Apaga el horno, Jaada! Este hachís me duele en el pecho”.
El callejón de los milagros
Naguib Mahfuz



















0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada